Amalarico

[su_box title=»Amalarico» box_color=»#82445b»]Amalarico I o Amalarico I de Jerusalén o Amauri I de Jerusalén (Amalrico en portugués e italiano, Amalric en inglés y catalán, Amaury en checo y francés). Era el segundo hijo de Melisenda y Fulco de Jerusalén. Conde de Yafo y Ascalón y más tarde Rey de Jerusalén entre 1163 y 1174 cuando sucedió a su hermano Balduino III. Emprendió una desastrosa expedición contra Egipto y murió en 1174.[/su_box]

Biografía de Amalarico

Cuando Fulk murió, el reinado de Jerusalén pasó conjuntamente a su esposa (Melisenda y su hijo mayor, Balduino III) y cuando alcanzó la mayoría de edad su madre no abandonó el poder, por lo que mantuvieron una relación hostil y estalló la guerra civil. Amalarico, ya como conde de Jaffa y Ascalon, permaneció fiel a su madre Melisenda hasta su derrota.

El primer matrimonio y los descendientes

Amalarico se casa con la hija de Joscelino II, Inés de Courtenay. Tuvieron dos hijos: Sibyl y Baldwin.

El reino pasó a Amalarico cuando su hermano Balduino III murió. La nobleza y el patriarca de Jerusalén se resistieron a la toma del poder pero anularon su matrimonio con Melisenda. Amalarico se rindió y ascendió al trono sin ella, que conservó el título de Condesa de Jaffa y Ascalon]]. La iglesia determinó que sus dos hijos eran legítimos, lo que los mantuvo en el orden de sucesión.

Los conflictos con los estados musulmanes

Desde la Segunda Cruzada, la frontera norte del reino había sido amenazada por Nur al-Din. Jerusalén también perdió influencia ante el Imperio Bizantino cuando impuso su soberanía sobre Antioquía. Pero el principal teatro de operaciones era Egipto, un territorio que los cruzados habían querido conquistar desde la época de Balduino I, y cuando Balduino III tomó Ascalón parecía que dicha conquista podía hacerse.

Invasiones de Egipto

Justificando su acción por la falta de pago de tributos por parte de los fatimíes de Egipto, Amalarico dirigió su primera expedición a ese país en 1163. El visir Dirgham se enfrentó a los cruzados en Pelusius y fue derrotado, por lo que los egipcios abrieron las esclusas del Nilo e inundaron la región.

Diversas luchas internas en Egipto obligaron al regreso de los cruzados en 1164, aunque la presión de Nur al-Din desde el norte no permitió la continuidad de sus ataques.

En 1167, Amalarico regresó a Egipto, estableció un campamento cerca de El Cairo y tomó Alejandría, pero tuvo que volver a Jerusalén después de obtener grandes tributos.

Alianza Bizantina

Tras unas negociaciones que duraron ya dos años (en interés de Amalarico para recuperar la soberanía sobre Antioquía a la que tuvo que ceder) a su regreso de Egipto en 1167, se casó con María Comneno, bisnieta del emperador Manuel I Comneno.

Mientras tanto, la reina viuda Theodora Comnena huyó a Damasco con su primo Andrónico, de modo que Acre volvió al patrimonio real de Jerusalén.

En ese momento, Amalarico encargó a Guillermo de Tiro que escribiera la historia del reino.

En 1168 Amalarico y Emmanuel acordaron una alianza contra Egipto. El ataque comenzó en octubre sin esperar a los refuerzos bizantinos. Llegaron a la capital donde se les ofreció un tributo por su retirada. Nur al-Din había enviado refuerzos, obligando a los cruzados a retirarse.

Los Caballeros Hospitalarios apoyaron esta invasión, mientras que los Templarios no aceptaron participar en ella.

El ascenso de Saladino

1169 después del ascenso de Saladino al visir de Egipto, Amalarico buscó ayuda sin éxito en Europa y cuando llegaron los refuerzos bizantinos, sitió a Damián pero hubo que firmar una tregua con Saladino.
1170 Saladino atacó y tomó la ciudad de Eilat.
1171 Saladino fue declarado Sultán. Este ascenso trajo algo de alivio a Jerusalén, ya que Nur al-Din debe preocuparse ahora por el ascenso de su poderoso vasallo.
Amalarico viajó a Constantinopla y volvió a enviar embajadores a las cortes europeas en vano.

La muerte, nueva descendencia y sucesor

  • 1174 Nur al-Din murió y Amalric decidió sitiar a Banias. A su regreso, enfermó de disentería, para morir el 11 de julio de 1174. María Comnena le dio dos hijas: Isabel, nacida en 1172, y María, aún por nacer.
  • Balduino IV, su hijo, la sucedió y trajo consigo a Jerusalén a su madre Inés de Courtenay.

Vídeos de Amalarico


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *