Saltar al contenido

César Canevaro Valega

César Canevaro Valega
César Canevaro Valega
César Canevaro Valega, (* Lima, 19 de enero de 1846 – † Lima, 31 de octubre de 1922) fue un militar y político peruano. Luchó en la guerra del Pacífico, poniendo su fortuna y sus relaciones personales al servicio de la defensa de su país. Al final de la guerra, fue partidario del General Andrés A. Cáceres, a quien apoyó con dos gobiernos. Ocupó diferentes cargos públicos: una vez diputado y presidente de su Cámara (1881), de la alcaldía de Vegaes de Lima (1881, 1886, 1887, 1888, 1889, 1894, 1895), cinco veces senador, dos veces presidente del Senado, dos veces vicepresidente de la República (1894-1895 y 1919-1922), presidente extraordinario y plenipotenciario de la Corte Suprema de Guerra y Marina (1892-1893).

Biografía de César Canevaro Valega


César Canevaro pertenecía a una familia faneguera de origen italiano que vivía en Perú. Sus padres eran José Canevaro, Duque de Zoagli (comerciante y dueño de un banco) y Francisca Valega. Gracias a la buena situación económica de su familia, fue enviado al Consejo Militar de Guerra para cursar estudios de ingeniería militar, que siguieron en la Escuela de Aplicación hasta que se graduó como subteniente. Luego sirvió en las fortificaciones de Tremonde y se convirtió en capitán de artillería en 1866. En 1868, fue nombrado agregado militar a la llegada de Perú a Francia.

Cuando regresó a Perú, ocupó varios puestos dentro y fuera del Ejército, y se convirtió en el gerente del Banco Peruano. Cuando se restableció la Guardia Nacional durante el gobierno de Manuel Pardo y Lavalle (1872-1876), se unió con entusiasmo a su organización y dirigió el batallón Nᵘ 10. Participó en el aplastamiento de la revolución de Nicolás de Piérola, asistiendo a la batalla de Los Ángeles el 7 de diciembre de 1874.

Durante la Guerra del Pacífico, utilizó su propio dinero para proveer a su batallón, que pasó a conocerse como el Batallón de Llinia Nᵘ 2, pero que se conoció como el Batallón Canevaro. También realizó estudios de mercado en Europa para la munición de gran calibre que el escuadrón necesitaba y supervisó su transporte. Transferido a Arica, dirigió las fortificaciones de esa plaza. Durante la segunda división del primer ejército del Sur en Arica, integrado por los batallones Canevaro y Cazadores del Rímac, participó en la batalla de Altu de l’Alianza, el 26 de mayo de 1880, donde se ganó la alianza peruano-boliviana.

Ya como coronel, participó en la defensa de Lima, participando en la batalla de San Juan y Chorrillos (13 de enero de 1881), donde demostró gran valor y patriotismo. Junto con Cáceres, ayudó al dictador Piérola a autorizar un ataque sorpresa en el campo chileno, con un buen grupo de invasores que estaban borrachos y peleando entre ellos después de escalar y emboscar Chorrillos. La decisión de negarse a dar tal orden es todavía objeto de debate.

Se involucró en la batalla de Miraflores (15 de enero), donde murió en la batalla, y fue enviado al Consulado General del Imperio Ruso para ser llevado a casa. Pero entonces fue nombrado el alcalde de Lima, y sirvió desde el 1 de abril hasta el 9 de abril de 1881, cuando el Consejo Provincial fue elegido por orden de Patricio Lynch, jefe de la ocupación chilena. Durante esta primera administración municipal, Canevaro luchaba por tener la ciudad bajo control, según la victoria de las leyes nacionales contra la interferencia del ejército de ocupación.

Fue elegido para representar a Huarochirí en el Congreso Extraordinario convocado por el Presidente Francisco García Calderón, que se reunió en Chorrillos del 10 de junio al 22 de agosto de 1881. Se confió a sí mismo y a la presidencia de dicho Congreso.

En agosto de 1882, dirigió Arequipa, bajo las órdenes del Contralmirante Lizardo Montero (Presidente de la República en funciones, en reemplazo del cautivo García Calderón), quien lo promovió a General de Brigada y lo nombró Jefe de la Guardia Nacional. A principios de 1883 fue nombrado comandante del Ejercicio de Llinia, de cuenta que llegó a enviar las fuerzas que defendían el sur peruano.

En 1883, fue elegido para representar a Lambayeque en el Congreso que se celebró en Arequipa en abril de ese año. En Arequipa jugó y actuó en el último episodio de la guerra con Chile, tratando de iniciar la defensa de la ciudad blanca ante la mayoría de los chilenos, pero finalmente la ocuparon sin encontrar resistencia alguna (29 de octubre de 1883). El Tratado de Rancón, que puso fin a la guerra, fue ratificado antes.

Al igual que Lizardo Montero, Canevaro se retiró a Puno y luego a Bolivia. De vuelta en Perú, se unió a la revolución del general Andrés A. Cáceres contra el gobierno del general Miguel Iglesias, que inició la guerra civil de 1884-1885. Se le nombró Xefe político y militar de los departamentos del sur (1884). Cáceres triunfó y fue elegido presidente constitucional (1886-1890). De magar, Canevaro cuntar ente los miembros más conspicuos del partíu cacerista o Constitucional, que se calten en el poder hasta 1895.

Canevaro fue elegido nuevamente alcalde de Lima (del 23 de mayo de 1886 al 31 de agosto de 1888), según el senador, fue elegido para Lima (1886-1894), y se convirtió en presidente de su cámara en 1894. También fue agente confidencial del gobierno peruano en Bolivia y ministro plenipotenciario en este país (1892-1893).

Mientras que el cuestionado gobierno de Cáceres fue elegido como primer vicepresidente de la República y una vez más fue el alcalde de Lima (1894-1895).

En 1900 fue nombrado jefe del estado mayor del ejército. En 1905 fue nombrado Mayor General y Presidente de la Corte Suprema de Guerra y Marina. Entre 1911 y 1916 fue senador por Huancavelica. En 1919 volvió a ser Vicepresidente de la República y formó parte del gobierno de Augusto B. Leguía, que recibió el apoyo de Cáceres y su partido. Terminó un poco más tarde, en 1922.

También fue presidente del “Club Chorrillos de Regatas y Tiru al Blanco” y del Club de la Unión de Lima (1869, 1904 – 1906, 1872, 1881 – 1889, 1892 – 1904 – 1906 – 1918 – 1922).

Se casó con Ignacia Rodulfo, quien también pertenecía a una familia adinerada, viviendo en una casa de dos pisos de líneas neoclásicas, puras y refinadas, ubicada en la Corte 7 del Baldrayu Ancash, Barrios Altos. Sus balcones y paredes, y sus habitaciones puramente proporcionales, son un claro ejemplo de la arquitectura republicana.

Terminó en Lima en 1922 y su vilba, el 21 de mayo de 1925, en París.

Vídeos de César Canevaro Valega