Fra Angélico

[su_box title=»Fra Angélico» box_color=»#82445b»]Fra Angelico -también conocido como el Beato Angelico O. P. o Fra Giovanni de Fiesole O. P. (Florencia, 24 de junio de 1390 – Roma, 18 de febrero de 1455) fue un pintor italiano de cuadrilátero que supo combinar la vida de un fraile dominico con la de un pintor consumado. Se le llamó Angelico por sus temas religiosos, la serenidad de sus obras y porque era un hombre de extraordinaria devoción. Fue beatificado por Juan Pablo II en 1982 y se convirtió en el «Beato Fra Angelico».

No se le atribuye ninguna obra hasta 1420 (relicarios para Santa María Novella). Se orientó hacia un arte expresivo, instalado en el espacio y bañado por la dulce luz florentina, que no disminuye en absoluto la solidez de la composición y la firmeza de los volúmenes.

Se refiere a él como Fray Giovanni Angelico, poseedor de un «raro y perfecto talento» y menciona que «nunca levantó el pincel sin decir una oración, ni pintó el crucifijo sin que le corrieran lágrimas por las mejillas».

[/su_box]

Síntesis biográfica de Fra Angélico

Los primeros años

No se sabe casi nada de su formación pictórica, aunque en su estilo se observa una transición entre elementos temáticos del siglo XIII o de tipo gótico (fondos dorados, alargamiento de las figuras, gusto por el dibujo de líneas curvas en la vestimenta) y aspectos innovadores más característicos del arte del Quattrocento: sentido del volumen, intentos de profundizar en la perspectiva y, sobre todo, luminosidad de la atmósfera, siendo esta última un elemento poderoso en la obra del maestro. Es probable que su iniciación artística haya sido realizada por el monje camaldulense Lorenzo Mónaco.

En 1418 entró en un convento de dominicos en Fiésole y hacia 1425 se convirtió en fraile de la orden con el nombre de Giovanni da Fiesole. Aunque no se sabe quién fue su maestro, se cree que comenzó su carrera artística como iluminador de misales y otros libros religiosos. Luego comenzó a pintar retablos y paneles.

En las pinturas realizadas entre 1420 y 1436 para el convento de San Marcos en Florencia (Adoración de los Magos, El beso de Judas) se puede ver una progresiva madurez artística, que alcanza su mejor nivel en La Anunciación y en las dos versiones de La Coronación de la Virgen. En el Retablo del Juicio Final, que es la culminación de esta serie de composiciones, se puede apreciar un cuidadoso estudio de la perspectiva y un intenso contraste entre la intensidad expresiva de la felicidad de los elegidos y la representación convencional y fría de los castigos infernales.

En 1436, Fra Angelico inició la serie de pinturas murales del ya mencionado convento de San Marcos, donde su arte adquiere un mayor sentido de volumen, quizás debido a la influencia de Masaccio. Estos frescos incluyen escenas de La Anunciación, San Pedro Mártir, La Virgen con el Niño y Ocho Santos, La Coronación de la Virgen y Cristo Peregrino. Su evolución estilística también se puede ver en los frescos de la Capilla Niccolina en el Vaticano.

Fra Angelico, que nunca abandonó su trabajo artístico, fue prior del convento dominicano de Fiésole entre 1450 y 1452. El artista murió el 18 de febrero de 1455 en el Vaticano, cuando se preparaba para decorar las paredes de una capilla ya desaparecida. Aunque no tuvo discípulos directos, su contribución al desarrollo de la pintura renacentista fue considerable. Entre las obras importantes de sus primeros años están la Virgen de la Estrella (c. 1428-1433, San Marco, Florencia) y Cristo en Gloria Rodeado de Santos y Ángeles (National Gallery, Londres), donde se pintan más de 250 figuras diferentes. También de este período son dos obras tituladas La Coronación de la Virgen (San Marcos y el Louvre, París) y El Juicio Final (San Marcos). La madurez de su estilo puede verse por primera vez en la Madonna dei Linaioli (1433, St. Mark), donde pinta una serie de doce ángeles tocando instrumentos musicales.

Viaje a Italia

En 1445, Fra Angelico fue llamado a Roma por el Papa Eugenio IV para pintar algunos frescos en la Capilla del Sacramento del Vaticano, que ahora ha desaparecido. En 1447, pintó los frescos de la catedral de Orvieto junto con su discípulo Benozzo Gozzoli.

Sus últimos trabajos importantes, los frescos hechos en el Vaticano para decorar la capilla del Papa Nicolás V, representan episodios de las vidas de San Lorenzo y San Esteban (1447-1449), y probablemente fueron pintados por asistentes de los diseños del maestro. De 1449 a 1452, Fra Angelico fue el prior de su convento en Fiesole.

Muerte de Fra Angélico

Murió en el Convento de los Dominicos en Roma el 18 de febrero de 1455, a la edad de 64 años.

Cualidades


Todas estas cualidades aparecen con gran evidencia en sus obras fundamentales: Descendimiento (c. 1440), Lamentación sobre el cuerpo de Cristo (1440-1445), La Coronación de la Virgen (antes de 1445), la serie de pinturas realizadas para las celdas del convento de San Marcos en Florencia y La Anunciación en el Museo del Prado. Las virtudes espirituales del pintor armonizan con la frescura y la delicadeza de sus colores, con la elegancia del dibujo y con su forma de ocupar el espacio con el mínimo de medios y efectos.

La pintura del Beato Angélico sorprende tanto por su calidad técnica como por la profunda devoción religiosa que inspira. Como escribió Giorgio Vasari, «habiendo sido un excelente pintor y miniaturista y un optimista religioso, merece, por ambas razones, ser recordado con gran honor». Guido o Guidolino di Pietro era conocido como Fra Giovanni di Fiésole, nombre que adoptó cuando tomó el hábito de Santo Domingo; sin embargo, es más conocido como Fra Angelico o Beato Angelico por su religiosidad y la serena espiritualidad de sus obras, aunque la iglesia nunca le concedió el título.

Sus obras


Fra Angelico combinó la elegancia decorativa del gótico, en particular el gótico internacional de Gentile da Fabriano, con el estilo más realista de otros maestros del Renacimiento como el pintor Masaccio y los escultores Ghiberti y Donatello, que trabajaron en Florencia, y también aplicó las teorías de perspectiva de Leon Battista Alberti. Las expresiones de devoción en los rostros son muy acertadas, así como el uso del color que logra dar mayor intensidad emocional a la obra.

Su dominio de la creación de figuras monumentales, de la representación del movimiento y de la capacidad de crear planos de profundidad a través de la perspectiva lineal, especialmente en los frescos realizados en Roma, le confirman como uno de los pintores más importantes del primer Renacimiento.

Una de sus obras más representativas se conserva en el Museo del Prado de Madrid: La Anunciación (1430-1432), realizada para el convento dominico de Fiesole. El Museo Thyssen-Bornemisza tiene La Virgen de la Humildad, depositada en el MNAC de Barcelona. Los duques de Alba tienen otra obra de Fra Angelico en el Palacio de Liria, La Virgen de la Granada, adquirida por un antepasado suyo en Florencia hacia 1816.


Fra Angelico, fresco de las celdas de San Marcos. Cristo llega a Adán para rescatarlo del Infierno. c.1440 Benozzo Gozzoli, El viaje de los Reyes Magos, fresco, retratos de los miembros de la familia Medici, c.1460 Domenico Ghirlandaio, El nacimiento de María, fresco, c.1490 Miguel Ángel, Dios Creando a Adán, fresco de la Capilla Sixtina c.1510

Las obras más populares

  • La Anunciación (c. 1450).
  • El nombre de San Juan Bautista (1434-1435).
  • La Natividad
  • La Adoración del Niño Jesús
  • El vuelo a Egipto (c. 1450).
  • El bautismo de Cristo (c. 1437-1446).
  • La toma de Cristo (c. 1437-1446).
  • La crucifixión (c. 1437-1446).
  • Cristo en la cruz entre los dos ladrones (c. 1437-1446).
  • La deposición (c. 1437-1446).
  • Noli me tangere (c. 1437-1446).
  • La Coronación de la Virgen (c. 1437-1446).
  • Detalle del Juicio Final (c. 1432-1435).
  • Detalle de la deposición (c. 1437-1446).
  • San Benito de Nursia (c. 1437-1446).

Vìdeos de Fra Angélico


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *