Saltar al contenido

Francisco Pizarro

Francisco Pizarro
Francisco Pizarro
Francisco Pizarro González. Explorador y conquistador español de Perú, gobernador de Nueva Castilla (actual territorio peruano) con sede en Lima. Se le recuerda por haber logrado imponerse al imperio incaico mediante el engaño y con la ayuda de varios caciques locales, conquistando el mencionado estado imperial cuyo centro de gobierno se encontraba en el actual Perú, y estableciendo una dependencia española del mismo.

Francisco Pizarro biografia y vida

Pizarro es el apellido de una familia de conquistadores en la que Francisco es el más representativo. Es el hijo ilegítimo de Gonzalo Pizarro el Largo y Francisca González. Se dice que en su infancia se dedicó a la cría de cerdos. Marchó a Sevilla y luego a Italia, donde fue soldado del Gran Capitán de 1498 a 1501. En 1502 hizo su primer viaje a las Indias, con Nicolás de Ovando; más tarde, estuvo con Alonso de Ojeda en la expedición a Urabá, en la península, donde Ojeda lo dejó al mando de los que se quedaron. Intervino con Núñez de Balboa en la llegada al Océano Pacífico (1513) y también en el descubrimiento de las Islas Perlas y en la fundación de Panamá, donde se estableció.

Se asoció con Diego de Almagro y el clérigo Hernando de Luque, con la intención de llegar a las tierras de Perú, de las que habían oído hablar. En el primer intento (1524) tuvieron que regresar por falta de medios, tras un encuentro con los indios del que Pizarro salió con siete heridas. La segunda expedición también se vio frustrada; Pizarro se quedó, sin embargo, durante algún tiempo con otros 13 hombres. Cuando regresaron a Panamá con signos de riqueza, el Gobernador no les prestó mucha atención y Pizarro regresó a España.

El 26 de julio de 1529 negoció con la Corona en Toledo el título de Gobernador y el adelanto de las nuevas tierras; estos privilegios fueron, a su regreso a América, el motivo de las primeras disputas con Almagro. Se embarcó de nuevo para Panamá en 1530, con sus hermanos Hernando (el único legítimo), Gonzalo y Juan, y con su tío Francisco Martínez Alcántara. De allí partió a finales del mismo año hacia Perú con 3 barcos, 180 hombres y 37 caballos. Después de muchas dificultades logró llegar a Cajamarca, capital del Imperio Inca, donde vivía el Hijo del Sol, Atahualpa.

Conquista del Perú


En 1531 llegó al Perú, habiendo muerto recientemente de viruela traída por los conquistadores del emperador incaico Huayna Cápac, lo que a su vez desató una guerra civil que enfrentó a sus sucesores, Atahualpa y su hermano, el inca Sapa Huáscar. Francisco Pizarro fue invitado por el Inca Atahualpa a reunirse en Cajamarca, a través de un emisario muy cercano a él. El emisario se reunió con los españoles en Cajas y además de llevarle regalos (patos desollados, vasijas con forma de fortaleza, etc.) midió la fuerza de los españoles y le invitó a continuar su marcha por el valle de Chancay, cerca de la ciudad de Chongoyape, hasta Cajamarca para reunirse con Atahualpa. Pizarro aceptó y envió de regalo al Inca una fina camisa holandesa y dos copas de cristal; entró en territorio inca con 168 soldados y 37 caballos, se dirigió a Cajamarca, donde con los efectos de los caballos y las armas de fuego hizo prisionero a Atahualpa (16 de noviembre de 1532) y, a pesar de haber recibido el mayor rescate de la historia, ordenó su ejecución.

Mantuvo una estrecha alianza con la nobleza cuzqueña, partidaria de Huáscar, que le permitió completar la conquista del Perú. Después de nombrar al hermano de un Inca de Atahualpa, Tupac Hualpa, marchó a Cuzco, capital del Imperio Inca, ocupándolo en noviembre de 1533. Su hermano Juan es nombrado concejal de la ciudad. Se casó bajo el rito católico con la hija del emperador inca Huayna Cápac, Quispe Sisa, bautizada como Inés Huaylas, con quien tuvo una primera hija a la que puso el nombre de su padre, Francisca Pizarro Yupanqui y Gonzalo el segundo hijo del Conquistador, que murió joven. Francisco Pizarro ordenó la ejecución de Atahualpa. El 18 de enero de 1535, fundó la Ciudad de los Reyes, que pronto se conocería como Lima, y Trujillo en la costa, comenzando así la colonización efectiva de los territorios conquistados. Mientras tanto, su hermano Hernando, que había partido hacia España para entregar el Quinto de Rey a la corona, regresó llevando el título de Marqués para su hermano Francisco, y el título de Adelanto para Almagro, que se le había concedido a 200 leguas al sur del territorio atribuido a Pizarro.

Muerte


Las disputas entre tierras y tesoros del Imperio Inca aumentaron las diferencias entre Pizarro y Almagro, y las guerras entre estos dos conquistadores comenzaron. Tras su muerte, Pizarro tomó posesión de las 900 leguas de tierra del Ecuador, conociendo, además, las primeras satisfacciones y las primeras horas de descanso de su ya larga y cansada existencia.

El derrotado de las Salinas conspiró contra su vida, siendo continuas las advertencias que le hicieron sus amigos de toda la confianza, advirtiéndole que no salía a misa el domingo y que fingía estar indispuesto.

El domingo 26 de junio de 1541 amaneció y los almagristas cruzaron toda la plaza con sus espadas desnudas, dispuestos a matar a Pizarro. Matando a los amigos y sirvientes del conquistador, entraron en el palacio. Éste se defiende con valentía y mata a uno de sus enemigos. Fue una lucha que enfrentó a Pizarro, de 70 años, y a sus cuatro compañeros con 19 soldados enemigos.

Pizarro luchó hasta que una gran herida en su garganta le hizo caer al suelo. Pidió una confesión e hizo una cruz en el suelo con su dedo y su sangre, la besó y expiró, mientras que su cuerpo quedó en un charco de sangre. Sus restos descansan en la bóveda de la Iglesia Catedral de la ciudad de Lima.

Vídeos de Francisco Pizarro